Simona



El viento gélido le golpeó la cara
Simona se limpió la bofetada.
Sabe que el frío no es su peor enemigo
pero apenas puede resistir el desafío.


Los ángeles no son consuelo
ni los fósforos se prestan a pedir deseos
si el invierno penetra en sus huesos
y la tormenta se lleva los viejos anhelos.



Cómo tolerar la indiferencia
cuando se vive en la indigencia .
Cómo soportar la ignorancia
cuando no se tiene ni las mañas.






No hay comentarios:

Publicar un comentario