Cine para uno





El mismo rollo de película se reproduce en su mente cuando alguien la interroga acerca del futuro. Ve las imágenes repetidas en distintas matices de grises, cual cinta vieja: aburrida, muda.
Una calle asfaltada repleta de comercios cerrados, un par de autos viejos, nadie a la vista. Está lloviznando. Esa lluvia otoñal finita, molesta, que en vez de mojar, corta. Sin paraguas, sola.
Lleva los jeans adentro de las botas, como de costumbre. Están sucias, embarradas y doloridas pues hace horas que caminan con rumbo pero sin guía, buscando editoriales que acepten los manuscritos de su inventiva.
Centenares de carpetas con hojas que nadie va a leer. Letras dormidas implorando respirar en los ojos de quien consigan deleitar. Están solas y amenazan con saltar. Suicidarse. Ya no quieren existir más.
Mira el charco cercano, se tienta con lanzar los relatos. Rendida. Podrida.
La boina de lana con visera cubre la mitad de su cara, como queriéndola proteger del mundo hostil. El anonimato se la tragó y ya ni siquiera escuchan su voz.
-Después te llamamos-le dijo el señor.
Otra mentira.
Siente el sabor amargo de la derrota. Le huye. Necesita creer en los cuentos de hadas. Quiere intentar aunque sabe que le costará ganar. Cómo duelen los sueños cuando no tienen forma de llegar a puerto.
Resuena su reciente adolescencia, víctima de trasnoches literarias: historias mágicas, blogs fomenta catarsis, novelas de amor, 500 GB de memoria en su computadora cubiertos de pensamientos. Escondida bajo una falsa fachada, contándole a todos que estudia comunicación para ser guionista. Sí, una quimera. Anhelaba escribir. Sólo escribir, no crear el esqueleto de una película. En fin… algo tenía que decir cuando le preguntaban a qué se va a dedicar. Le hubiera gustado gritarle al universo:

-¡QUIERO SER ESCRITORA!

Pero sabe que las letras, al menos las suyas, no son comestibles. Y lo primero es lo primero.
Bajo los efectos de sus recuerdos,  resuelve no desistir. Tal vez se dedique a otra cosa… sólo para poder vivir. Quizá lo mejor sea tomárselo con calma,  a modo de hobby.
Lee el cartel de la portera:
EDITORIAL.
Sonríe, entra.




3 comentarios:

  1. Hola, preciosas entradas desnudan la integral belleza de este blog, si te va la palabra legida, la poesía, te invito a mi casa, será un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    gracias, buena tarde,besos nómadas..

    ResponderEliminar
  2. "Porque una es más auténtica
    cuanto más se parece
    a lo que siempre soñó de si misma"
    La Agrado- Todo Sobre Mi Madre
    de Pedro Almodóvar.

    Señorita con los sueños a cuestas, con las botas embarradas vaya por las calles acromaticas, que el mismo andar se va a encargar de asomar un rayo de luz y todo de a poco o de a mucho se va a dar.
    Lindo lugar este, me voy a dar una vueltita
    Helen.-

    ResponderEliminar
  3. No se puede ser más auténtica!
    precioso blog, gracias por pasar, te sigo!

    Si quieres ser escritora, lucha por ello!;D

    Besitos

    ResponderEliminar