Mientras lo espera



Sentada en el cordón de la vereda, mártir de sondeo incesante. Busca en el cielo un poema épico cuyo héroe desconoce. Las lucecitas guían sus anhelos pero no pueden ponerle título a la novela. Quiere escapar de sus propias fronteras más cómo huir de la semiosfera. 
Puntadas en la nuca penan su fantasía. Ella accede de mala gana a concentrar su mente en esfera inexistente. Los centros efímeros son, producto del constante intercambio. ¿Entonces por qué no entretenerse con el pasaje? Dejala. Sus ojos fabrican un puente con ánimos de galaxia. Espera que a él le llegue toda su vía láctea, para nadar juntos entre nubes de varios grises.Yuxtapuestos definirán sus matices.
Y con suerte, comerán perdices.



5 comentarios:

  1. Yuxtapuestos siempre es mejor para definirse y conocerse, y sobre todo, completarse y transformarse en uno solo.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta, sobre todo como queda la oración del final :)

    (Te vi por mi "blog serio" también y me hiciste notar que tengo muy presente eso de la fugacidad. Casi siempre hablo de humos. Y no me había dado cuenta)

    ResponderEliminar
  3. venia para decirte algo, pero me distraje. El comentario de pablix me denota a una imagen sexual, ¿será porque toda palabra con x me conduce al mismo lugar? o tengo la cabeza podrida (¿ya se me pudrio!?). En fin, el pobre muchacho sabe o supo lo que es estar enamorado y yo destrozo todo.

    ResponderEliminar
  4. Tendrías que poner abajo de la entrada la opción Me encantó, es la que hubiese tildado. "Las lucecitas guían sus anhelos pero no pueden ponerle título a la novela" - Simplemente excelente.

    ResponderEliminar